Clases grupales o privadas: por qué las clases particulares son más efectivas

clases-grupales-privadas-efectivas
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp

Permíteme comenzar diciendo que no tengo nada en contra de las clases grupales, solía enseñarlas yo misma y son divertidas, hay mucha energía colectiva y puedes compartir tu pasión por la práctica del yoga con una comunidad de personas de ideas afines. Esto es algo grandioso y probablemente el mayor valor de asistir a ellas, especialmente si te gustan las interacciones sociales (bueno, en realidad no tanto si vas al estilo Mysore donde reina el silencio ^ _ ^).

Por lo general, las clases grupales son una excelente manera de hacer nuevos amigos, ser responsable y participar en la práctica.

Sin embargo, en mi opinión, incluso cuando el maestro es realmente bueno, simplemente, por naturaleza, no hay suficiente tiempo para sumergirse realmente en las necesidades y la curva de aprendizaje única de cada individuo.

Incluso cuando las clases están divididas por niveles, siempre te encontrarás a veces siguiendo la secuencia con momentos de comprensión correcta de los movimientos y otros en los que sientes que realmente “no lo estás entendiendo” o que debes estar haciendo algo mal. Sé que me he sentido así muchas veces en clases grupales. Esto se debe a que el maestro debe continuar dirigiendo y mantenerse al día con el ritmo de la clase y no tiene tiempo para ir a cada uno por cada cosa que quizás no esté entendiendo.

Lo más importante, y la razón principal por la que eventualmente dejé de asistir a clases grupales, es que: las clases generales, incluso con las mejores intenciones y planificación del maestro, no pueden adaptarse al crecimiento de cada individuo. Por ejemplo: deseas mejorar la flexibilidad, fuerza o flexión de las piernas; Definitivamente encontrarás en las clases generales algunas asanas que te ayudarán con eso, pero quizás no sean las más apropiadas para ti y tu situación en este momento. Si ha estado practicando durante años y TODAVÍA luchando con algunas de estas cosas: es posible que necesites un programa más específico diseñado especialmente para ti. Un proceso paso a paso que tenga en cuenta tus desequilibrios musculares, tu postura y que se pueda ir ajustando progresivamente conforme tu cuerpo responde al estímulo. A veces, solo se necesita un pequeño detalle o un pequeño cambio en la forma de hacer un movimiento para que haga «clic». Y esto suele suceder cuando los ejercicios se ajustan a tus necesidades. No todo te será útil, pero puede que sea lo ideal para la persona que tienes a tu lado, simplemente porque todos somos muy diferentes. Lo que es medicina para una persona, puede ser «veneno» para otra, por así decirlo.

El enfoque personalizado 1 a 1 crea una excelente relación alumna-maestra a medida que ambas crecen juntas y aprenden más la una del otra y cómo funciona el cuerpo. Se vuelve casi como un aprendizaje y ciertamente da resultados increíbles cuando el proceso se sigue genuinamente con dedicación por ambas partes. Siempre se necesita una inversión de algún tipo para lograr un cambio duradero.

Siempre me ha gustado aprender directamente en un enfoque 1 a 1 con mis profesores y aunque no siempre ha sido posible por las distancias físicas, ahora estamos casi en un mundo diferente a causa de esta pandemia, estamos aprendiendo a trabajar online cada día con más eficiencia.

Comencé a enseñar de forma privada en línea con buenos resultados y también comencé a entrenar en línea en un entorno 1 a 1 y estoy disfrutando el proceso.

Por supuesto, esta opción es más cara que las clases grupales generales porque eres la única alumna y toda la atención del profesor va hacia ti y solo tú, y no solo durante esa hora, sino con suerte para el plan a largo plazo de trabajar juntas. Se necesita tiempo para comprender, graduarse y desarrollar diferentes ejercicios y progresiones. Es como un programa personalizado en el que tú y la profesora se comprometen a crecer. La mayoría de las veces, el precio es lo que nos pone contra la pared. Mi filosofía general es «comprar menos, pero mejor«. No significa que no encontrará valor en una clase grupal. Solo significa que si realmente estás lista para comprometerte con tu propio crecimiento personal y tiene visiones y metas que te gustaría lograr específicamente, esta es en realidad la mejor relación calidad-precio que puedes encontrar. ¡Confía en mí!

Encuentra un profesor o profesora con quien te sientas bien, confía en tu intuición y háblale para ver qué puede ofrecerte y cómo te sientes al respecto.

Puede convertirse en el comienzo de una maravillosa aventura.

CompArte
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *