Calidad sobre cantidad en tu práctica de yoga

yoga-practica-cantidad-calidad
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp

Solía ​​pensar que debía pasar horas y horas practicando si pretendía que mi práctica sirviera de algo.

Tenía que hacer todo en orden, no saltar nada, trabajar al máximo de mi capacidad y dar lo máximo. De hecho, practiqué así durante mucho tiempo y, como resultado, cada día me encontraba cansada durante el resto de la jornada, sin mencionar que estaba constantemente con agujetas. Puede que pienses que es una locura, pero te aseguro que no era la única en la escena del yoga haciéndolo ni que lo hace a día de hoy. Existe esta cultura en torno a la práctica del yoga (especialmente alrededor del Ashtanga Yoga moderno) que tiende a forzarnos a dar lo máximo de cada una y que sigamos los patrones establecidos sin ninguna alteración posible si quieres que tu práctica cuente o funcione.

Pero, ¿es justo que tengas que sentirte como si te estuvieras preparando para unos Juegos Olímpicos con tu práctica? No lo creo. Tardé muchos años en ver que la fuerza de mi práctica de asanas no era lo único que importaba y que había formas más sostenibles de mantenerme al día con ella.

¡Realmente me costó mucho tiempo aceptar que incluso 20 minutos de movimiento consciente cuentan como una práctica!

Cuanto más me sumerjo en este viaje de auto-descubrimiento y cuanto más aprendo desde diferentes enfoques y disciplinas, más me doy cuenta de que lo más importante es seguir moviéndote, mantener esa relación con el cuerpo y no dejar semanas o meses sin moverte, no importa el tipo de práctica que elijas. Por supuesto, lo que no usas lo pierdes, por lo que es importante conocer la intención de tu práctica y lo que quieres obtener con ella.

A menos que ya hayas trabajado mucho en ti misma con el acondicionamiento y equilibrando tus puntos débiles y hábitos, no recomendaría centrarse solo en poses elegantes o en el logro de posturas difíciles. Esto es algo que se está volviendo cada vez más problemático en esta era de redes sociales y el deseo de llegar a un lugar mejor de donde ya estamos, practicando para alguna futura idea o ideal de uno mismo.

Imagino que el objetivo de una práctica de yoga holística moderna es el logro del bienestar general y conseguir un cuerpo y mente equilibrados, no el dominio de posturas complicadas. ¡Y para eso, realmente no necesitas horas y horas de práctica de asanas para lograrlo!

Solo 20, 30 minutos o lo que puedas dedicar cada día es suficiente.

Asegúrate de conectar la respiración y el movimiento, de tener un cierto equilibrio entre la fuerza y ​​la flexibilidad, un poco de trabajo de estabilidad y un momento para calmar la mente con la respiración consciente, sentada y quieta. Todo esto se puede ajustar fácilmente para adaptarse a tu horario.

Sé que mucha gente piensa que si es tan poco, no cuenta, pero déjame decirte algo; imagina a alguien que solo hace 10 flexiones por día, o solo 5 saludos al sol todos los días. En un mes, la persona que hace flexiones habrá hecho 300 flexiones y 150 saludos al sol. Él o ella estarán en un mejor lugar que alguien que ni siquiera lo ha hecho una vez, ¿verdad? Piense en ello de esa manera. Menos es mucho mejor que nada y, a veces, incluso mejor que demasiado. 

Si pasas una hora haciendo movimientos sin pensar o sin prestar atención, tu entrenamiento no será muy beneficioso. Pero con tan solo 15 minutos de práctica concentrada, sabiendo lo que estás haciendo y esforzándote haciéndola lo mejor que puedas, te brindará grandes beneficios a largo plazo. No se trata de cantidad, sino de calidad. Menos es mejor que nada y, a veces, incluso mejor que más.

Lento y constante gana la carrera. De hecho, ¡no hay ninguna carrera u olimpiada que ganar! Lo único que ganas es en salud, vigor y felicidad. Si solo tiene 5 minutos: haz 3 saludos al sol y 3 minutos sentada en silencio escuchando tu respiración. Si tienes 30 minutos: genial, asegúrate de saber cuál es tu intención y qué sería lo mejor para ti y tu situación con este precioso tiempo para tu práctica de movimiento consciente.

No importa la edad, la capacidad o el nivel: haz lo que puedas con lo que tienes y respeta tu cuerpo y tu valioso tiempo. Escúchate a ti misma y a esa voz interior que sabe qué es lo mejor para ti. Práctica con conciencia y encuentra salud y equilibrio en cuerpo, mente y espíritu. 

 

CompArte
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *